De niños y hombres

He querido revivir este blog desde hace tiempo. De hecho, tengo una lista de cosas sobre las que quiero escribir, pero sinceramente las he estado posponiendo para otro día. Probablemente he estado eludiendo esto de los blogs ... ¿Tal vez mañana? ¿Vale la pena escribir sobre esto? Pero hoy, una situación hizo que este artículo fuera prioridad, fue tal la presión que me llevó a esta página en blanco. Entonces, perdón, amigas, hoy no habrá una "fiesta de bienvenida de nuevo al blog". Eso tendrá que esperar.

Mamá de varones, por favor, no pongas excusas para proteger a tus hijos. ¡Por favor! Muy pronto te arrepentirás de hacer eso. Detén esa costumbre ahora, destruirá la vida de tu querido hijo.

He enseñado durante casi 11 años a estudiantes de secundaria y preparatoria y, sin lugar a dudas, les puedo decir que cada vez veo más a madres de niños excusando la irresponsabilidad de sus hijos. Y cada vez más madres usan los rasgos de personalidad de sus hijos para hacerlo. Él es introvertido. Él es muy inteligente pero no puedes verlo. Él es el chico más responsable de 15 años que conozco y el más trabajador, pero no le estás teniendo suficiente Gracia Cristiana. Por favor sea más comprensiva y dele un poco de espacio para crecer. Está demasiado cansado, está creciendo, ¿sabes? Llegó tarde a la clase porque *YO* olvidé despertarlo, por favor no le quites puntos a su calificación, etc. Y así continúa. Y así van también destruyendo la vida de sus hijos.

Proverbios nos habla a todos, por supuesto, pero fue escrito originalmente por un padre para su hijo. Y es muy interesante ver cómo el padre exhorta a su hijo a que haga caso a las instrucciones de su madre (1:8) y a no abandonar las enseñanzas de su madre (6:20). Entonces, claramente, las madres tenemos un papel importante que desempeñar en la vida de nuestros hijos. Pero, ¿cómo van a usar esa influencia? ¿Qué les enseñamos? ¿Los estamos instruyendo con la Palabra de Dios en la mano?

Leemos los artículos de las redes sociales y nos damos cuenta de la terrible y gran necesidad qué hay de que los hombres verdaderamente piadosos se levanten, que los hombres solícitos guíen a sus familias en el Señor, que los hombres devotos asuman sus responsabilidades, que salgan, que sean valientes y empiecen a tomar su papel y empiecen hacer lo correcto. Y al mismo tiempo escuchamos la gran pregunta que resuena por todas partes: ¿dónde están estos hombres? No tengo duda de que parte importante de la respuesta la tiene que dar la mamá de un hijo varón.

No estoy escribiendo aquí para abordar el problema de la falta de figuras paternas -ausencia de padre- estoy escribiendo aquí para abordar la responsabilidad que las madres tienen en todo esto.

Mamá de hijos varones: deja de poner excusas para tu hijo. Permítele que asuma tanto la responsabilidad como su irresponsabilidad y que enfrente las consecuencias de ambas. Pídele a Dios que te de ojos para ver lo que no quieres ver. Pídele a Dios que te abra los ojos para ver lo que otros ven en tu hijo y tu sigues negando. Pídele a Dios que te dé un corazón valiente para decir "No, ya no estoy dispuesta a mentir por ti” “No, no puedo evitar que tu padre se entere de esta situación” "No, no puedo llamar a tu maestra para dar la explicación que quieres que de” y aún esto: “Sí, estoy de acuerdo contigo, creo que la calificación que tu maestro te dio es injusto; pero hijo, creo que Dios está permitiendo esto en tu vida para mostrarte que en este mundo, no todas las cosas son justas. Puedes aprender mucho de esto. Aprende a ser fuerte y hazlo de nuevo. Honra a Dios. Sé hombre."

Detrás de un hombre débil, muchas veces hay una madre sobreprotectora, una madre que cree que su hijo es el joven más maravilloso, maduro y responsable del mundo. Detrás de un hombre débil, muchas veces hay una madre que hace todo lo posible para que cada situación sea un lugar seguro para su hijo. Detrás de un hombre débil, muchas veces hay una madre dispuesta a ser la que enfrenta al maestro o jefe, o al pastor mientras su hijo juega videojuegos.

Mamá de hijos varones: alégrate, pon tus ojos en Jesús, el hombre perfecto, y apóyate en Él para que tengas la gracia de hacer lo que Él te ha llamado a hacer.

Bajo Su sol y por Su gracia,

Becky


Nota: Gracias a mi amiga Sylvia Medina por la traducción. Este artículo fue publicado primero en Daily On My Way to Heaven.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Proverbios 16:1-3

Santiago 1: 12 La Recompensa de la Perseverancia

Santiago 1: 1-11- Mis Reflexiones -