Entradas

Obediencia Fiel -Una Nueva Serie-

Imagen
Una de las razones por las que nos encanta leer las biografías de las mujeres cristianas, y las historias de mujeres fieles en la Biblia, es que podemos ver cómo soportaron muchas circunstancias difíciles, no con una actitud de amargura o con un espíritu quejumbroso, sino que siempre enfocadas en hacer lo que estaba delante de ellas por gracia por medio de la fe. En las cárceles, en la selva, en el lecho de enfermedad, en la cocina, en un matrimonio con esposos infieles o hijos incrédulos, estas mujeres nos dieron un ejemplo de obediencia alegre y fiel a Dios en todo tipo de situaciones.

Me encanta la historia de Rahab (encontrada en Josué 2). Era el tipo de mujer de la que animaríamos a nuestros hijos a huir y, sin embargo, un día creyó que la salvación viene solo de Dios. Ella cambió su corazón, lo cual se hizo evidente en su cambio de lealtad. Rahab escondió los espías que Josué había enviado a Jericó y los ayudó a escapar por la ventana de su casa. La obediencia fiel fue el primer…

Educando Hijos en un Hogar Libre de Culpa

Imagen
Sabemos que los padres cristianos deben criar a sus hijos de una manera que esté centrada en el Evangelio. Y también sabemos que cualquier "cosa" que esté centrada en el evangelio debe llevar el mensaje del evangelio dentro y eso es que: Somos pecadores por naturaleza y necesitamos arrepentirnos y creer en Cristo el Salvador. Solo Jesús puede romper la esclavitud del pecado y librarnos de su maldición para que podamos tener una vida abundante.

Pero cuando se trata de criar a nuestros hijos de una manera centrada en el Evangelio, la tentación que los padres enfrentarán muchas veces es hacerlo con ataduras de culpa.

Permíteme explicar. Queremos proclamar el Evangelio a nuestros hijos, queremos que ellos sepan qué es el pecado, por qué el arrepentimiento es importante y cómo es el perdón. Pero la tentación que enfrentan muchos padres cristianos -especialmente cuando quieren ver resultados rápidos- es que los padres ponen culpa en sus hijos.

"Si realmente amas a Jes…

De niños y hombres

Imagen
He querido revivir este blog desde hace tiempo. De hecho, tengo una lista de cosas sobre las que quiero escribir, pero sinceramente las he estado posponiendo para otro día. Probablemente he estado eludiendo esto de los blogs ... ¿Tal vez mañana? ¿Vale la pena escribir sobre esto? Pero hoy, una situación hizo que este artículo fuera prioridad, fue tal la presión que me llevó a esta página en blanco. Entonces, perdón, amigas, hoy no habrá una "fiesta de bienvenida de nuevo al blog". Eso tendrá que esperar.

Mamá de varones, por favor, no pongas excusas para proteger a tus hijos. ¡Por favor! Muy pronto te arrepentirás de hacer eso. Detén esa costumbre ahora, destruirá la vida de tu querido hijo.

He enseñado durante casi 11 años a estudiantes de secundaria y preparatoria y, sin lugar a dudas, les puedo decir que cada vez veo más a madres de niños excusando la irresponsabilidad de sus hijos. Y cada vez más madres usan los rasgos de personalidad de sus hijos para hacerlo. Él es …

Las cartas de Dios

Imagen
Todas hemos visto en las redes sociales o quizá hemos recibido un correo electrónico con "cartas de Dios" para sus hijas. ¿Qué hacemos cuándo la leemos? y ¿Qué deberíamos hacer cuando las leemos?

Primero, si entendemos que Dios nos habla en Su Palabra -las Sagradas Escrituras- lo más natural es que no leamos esa carta como de parte de Dios porque claramente no es de parte de Dios. Una carta tiene un autor y un destinatario, y Dios no sigue escribiendo cartas a sus hijos. La Biblia es la única "carta" de Dios para su pueblo.

Ahora, muchas pueden decir que a veces esas cartas son de gran ánimo porque están llenas de palabras bonitas que nos ayudan a ser mejores, a no estar tristes, y a seguir luchando. Sin embargo, la mayoría de las veces esas "cartas" están llenas de verdades a medias. De exhortaciones vacias que lo único que van a producir en nosotras es frustración y descontento y una fe vacia y débil. Puedes quizá preguntarte,  ¿Cómo puede ser ésto?. …

Mamás, criar hijos en el Señor no es fácil.

Imagen
Mamás, criar hijos no es fácil.

Criar hijos requiere una vida dedicada a nuestro Señor, una vida donde el temor a Dios reina y donde la Palabra es el alimento diario. Una casa de revista, un cuerpo de gimnasio, una cena de manjar constante, es en vano si el Señor es recordado como amuleto de buena suerte.

Enseñar a nuestros hijos a vivir para la Gloria de Dios, debe ser el objetivo principal al educarlos. Debes enseñarles que la vida verdadera se encuentra en conocer y servir al único Dios. Al Dios de la Biblia. Debemos enseñarles a nuestros a hijos a leer la Biblia, a leerla completa y no versículos aislados para acomodar a sus gustos y a sus pecados y buscar justificación en ellos. Que importante es aprender nosotras mismas y enseñar a nuestros hijos que la Palabra de Dios presentada en la biblia es el poder de Dios para salvación.

¡El poder de Dios para salvación!

¡El poder de Dios para salvación! ¿Ves lo que dice? El poder de Dios. No tienes que buscar nada fuera de la palab…

¡Come!

Imagen
"Jesús les dijo: Yo soy el Pan de Vida, el que a mi viene, nunca tendrá hambre, y el que en mí cree, no tendrá sed jamás": Juan 6:35
Cuando un bebé nace, nace con hambre y por el resto de sus días, mientras tenga salud y vida, esa personita va crecer a ser un adulto que va a tener hambre siempre. Dios nos creó con hambre y sed para que entendamos lo que es esa necesidad tan profunda que nada puede saciar. Si tenemos hambre, aunque tengamos la mejor ropa y la mejor casa, no nos va a satisfacer nada más que sentarnos a comer. Si tenemos sed, aunque seamos las mujeres más exitosas, vamos a tener sed hasta que tomemos un vaso de agua.


Así es en nuestra vida espiritual, nacemos de nuevo, Dios nos da vida y tenemos hambre y sed de su Palabra. El problema es que a los Cristianos, muchas veces se nos olvida que esa continua hambre espiritual con la que comenzamos nuestra vida no puede ser saciada con nada más. No podemos sustituir nuestro alimento espiritual, que es la lectura de l…