Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

El Fruto de Sus Manos -Parte 2-

>> 19.10.10


  


Espero que cada una ya tenga su  taza de café o té  lista y si preparaste algún postrecillo o panecillo  ¡qué  bueno!

 Aquí puedes encontrar unas deliciosas recetas que yo he hecho y aun hasta las he regalado.
                          
Capítulo 3.   Respetar  

 Si ya leíste este capítulo habrás notado que  es el más largo de este libro, ¿Será  coincidencia? O ¿Será que  en una palabra tan corta como  “Respeto” hay mucho que decir  y aun más  por hacer?
Empecemos….

Y la mujer respete a su marido  Efesios 5:33

El primer párrafo de este capítulo es tan significativo que está como parte del comentario en la contraportada del libro “¿Dónde estaría la Iglesia  en la actualidad si los hombres en ella fuesen respetados como debieran por sus mujeres?

 Algunas  mujeres   consideran el respeto como una emoción que pueden sentir o no y que no hay nada que se pueda hacer al respecto, ciertamente el respeto es un sentimiento, pero también es algo que  decidimos.

 Respetar es un verbo; es algo que implica  acción de nuestra  parte ( Definición del diccionario)

El respeto es aquello que se  demuestra en la forma  que tratamos a nuestro  marido, inclusive si lo sientes o no  debemos ir más allá y  mostrarlo, o sea manifestar ese respeto. El respeto en un hombre lo potencía, lo alienta y es de gran bendición a toda la familia. Las mujeres queremos un   marido cristiano, obediente,  que ejerza una dirección piadosa  y amante, pero rehusamos ser esposas respetuosas, sin embargo, Dios  ha mandado a las esposas que  respeten y honren a sus maridos, sin condiciones.

En lugar de centrarnos  en sus faltas y errores  debemos empezar a considerar  lo que   cada una debe hacer y de esta manera llegaremos a sentirnos mas agradecidas por  los maridos y dejaremos de   lamentarnos y quejarnos por aquello que no vemos  en ellos.
 
"El agradecimiento  disipa el descontento y el respeto y la honra edifican al marido"

  Si reconoces  que no has respetado a tu marido, comienza  con arrepentimiento  ante   Dios, pídele  que te capacite, y comienza a admirar, honrar y respetar a tu marido.

 Cosas que nunca  debemos hacer:

·      Nunca rebajar al  marido frente a otros
·       No explicar a otros sus debilidades, problemas ,errores, pecados, decisiones mal  tomadas o faltas. Excepto que sea con  alguien que esté en posición  de ayudar (pastor, anciano)
·      Nunca le reiteres sus errores. Una lengua crítica y mordaz es destructiva y además una lengua áspera puede ahuyentarlo de tu hogar.

 ¿Qué hacer si ya has caído en algo de la lista anterior?
·      Admitir  que es un pecado contra Dios.
·      Arrepentirte de tu pecado y aun  del resentimiento  y confesar que has guardado una lista de  los males del marido.
·      Pedir perdón a tu marido
·      Puedes incluso hablar con las persona  delante de las cuales has hablado mal  de tu marido.

Después de  la limpieza espiritual,  estarás lista para dar  pasos concretos  de respeto y edificación  de tu marido. 
¿Cómo empezar? 
Debes comunicarle que lo respetas y debes decirle por qué. Una buena opción es una carta como cuando eran novios y escribías cuánto le amabas. Si de verdad  no hay nada que puedas enlistar siempre  está la opción de respetarle por el lugar que Dios le ha dado, por su “rango” de cabeza de  la  familia .

En estos tiempos en los que vivimos ni el matrimonio, ni la maternidad , ni la familia reciben respeto alguno , es por esto que nosotras debemos  acudir a la Escritura y ver  a  aquellas mujeres piadosas del pasado que Dios dejo para  nuestro aprendizaje como Sara,  Rut  y María, de quienes tenemos tanto por aprender, tómate un tiempo y estudia sus vidas, encontrarás grandes tesoros en  ellas.

El apóstol Pedro nos exhorta  a ser esposas obedientes, castas  e interiormente hermosas por medio de un  -- espíritu afable y apacible--- (1ª. Epístola de  Pedro 3:4 ) Pedro vincula  nuestra hermosura  con la persona oculta en el corazón. Así es como debemos ataviarnos: 
·      Debemos confiar en Dios, esperar en Él  y no en nosotras mismas o en nuestra sabiduría  mundana y reconocer que todas las cosas están bajo Su divino control
·      Ser sujetas a nuestros propios maridos incluso si cree que está equivocado o si comete errores.
·      Hacer el bien : como esposas no debemos ir fuera  de casa para   hacer el bien.
1.     Dios considera  las labores  de criar a los hijos como  hacer el bien, aun las   tareas que parecen  más terrenales
2.     Nuestra  hospitalidad puede ser  agradable a Dios, tanto si se extiende a los de dentro como los de fuera de la iglesia.
3.      Socorrer a los afligidos: Puede referirse a toda clase de servicio.

·      No temer: Cuanto más una mujer estudia la palabra de Dios y llega a comprender  el carácter de Dios, tanto mas fácil se le hace  esperar en Él sin temor. Como mujeres cristianas deberíamos  responder bíblicamente, no emocionalmente .El temor expulsa  aquel espíritu afable y apacible que Dios aprecia.

Una mujer que confía en Dios puede descansar en su sujeción a su marido, y puede hacer el bien en su llamamiento como esposa y madre. Esto la pone en una posición  de fuerza, capacitándola  para ser como Sara, que vivía sin temer ninguna amenaza.
Hay situaciones  y circunstancias  difíciles que pueden surgir y la esposa  fiel puede encontrar difícil respetar a su marido. La escritura   no exige a las esposas  que  cierren los ojos ante las  conductas insensatas (pecados) de sus maridos  pero  el mandamiento  de Dios no es condicional, por  lo tanto  debe   mantenerse el respeto.

 Respeto y sujeción, no son lo que tu marido te exige, sino lo que  Dios  te exige.

Me encantó como  la autora    nos lleva a que en cada circunstancia  con los  maridos   a la cual   nos   enfrentemos , ya sea   sentir el  impulso de regañarlos,  tener grandes expectativas de  los cambios  que  Dios “necesita hacer en ellos” ,  al ser tentadas a criticarlos, aun si fallan en la provisión para  la  casa,  debemos antes que otra cosa,  ¡orar por ellos   y  volvernos al Señor  por consolación , fuerza y  silencio!  En cuanto a la  postura ante el marido  debe ser:  no protegerlo de las consecuencias de su insensatez,  no  tratar  de llevar  las responsabilidades que a él le corresponden  ya sea  dejando tu casa para  salir a trabajar, pedir préstamos   a los familiares, aunque a veces ello implique   padecer   escasez, debemos  aprender a decir como Pablo:  “he aprendido a contentarme , cualquiera  que sea mi situación. Sé vivir  humildemente, y sé tener en abundancia; ……Todo lo puedo  en Cristo que me fortalece” Filipenses  4.11
  Recuerda   que nuestra felicidad y gozo   no  es en cuanto tenemos en lo material, sino reside  solamente  en Cristo .

Hay casos muy complicados de  mujeres que deben  sujetarse  a hombres que no creen  en la Palabra y las mujeres pueden  intentar encontrar   sujetarse en lo espiritual a otro hombre  llámese pastor,  consejero o el mal llamado  “Padre espiritual” , aunque   debemos estar sujetas a los ancianos de la iglesia (colectivamente)  no es la misma sujeción  que  muestras a tu marido como cabeza. Si este es tu caso  lo primero es arrepentirse   por el adulterio espiritual ( ¡esto es muy fuerte!, pero es muy cierto) y también analizar   como fue que llegaste a estar  casada con un hombre no salvo ,  si tu sabías que    te casabas en yugo desigual, debes arrepentirte por quebrantar la ley de Dios.  Si tú no eras cristiana cuando te casaste,  agradecer a Dios la misericordia mostrada   hacia tu vida y que el divorcio no es una opción para ti sino  en cualquier caso   como dice  1ª. Pedro  3 lo que ganará  a un marido  desobediente, es la conducta  de su esposa y esta conducta se describe como  piadosa y humilde. Y de hecho esta conducta   debe aplicarse a todas las mujeres casadas que  necesitamos una  buena dosis  de 1ª. Pedro  3 con regularidad.

 Nosotras debemos ser obedientes a Dios y  los resultados son Su responsabilidad, no la nuestra.




 Capítulo 4.  Principio y métodos

Principios: son las leyes generales o doctrina que usamos como fundamentos, una guía para  las  acciones o conducta. Las mujeres cristianas  debemos aprender  a pensar bíblicamente  y la Palabra de Dios  debe ser nuestro fundamento  y  aprender a distinguir entre   los principios mundanos y los cristianos.

Métodos:  es el procedimiento o manera de hacer algo.

Usamos los métodos  para aplicar  nuestros principios.

Este capítulo me encantó ya que es algo tan común que sucede  muy a menudo.

 Como familias cristianas  tal vez compartimos  muchos principios, lo que varía  son los métodos que utilizamos y  debemos ser siempre muy cuidadosas de no creer que nuestros métodos son mejores  a los de alguien más ya que esto puede causar confusión en   algunas mujeres  y debemos  entender que no honramos a Dios  cuando nos volvemos críticos. La manera que  otras mujeres  educan o alimenten a sus  hijos, no es asunto nuestro, para así   poder  cumplir con 1a, Tesalonicenses 5:13 “……Tened paz  entre vosotros”

  Cuando adoptamos un método, sería preferible llamarlo una  fórmula bíblica, en lugar de la  fórmula bíblica. Y es que es tan común  cuando platicamos entre mujeres que cada una defienda su método como el mejor  ya sea  sobre cocina, escuela , compras ,etc.… ya saben  “¿Cómo que  no compras en Wal-Mart si los martes son de ofertas en frutas y verduras?”  o tal vez :  “La fórmula  para un buen arroz es 3 tazas de agua por 1 taza de granos de arroz , !lo demás  es  engrudo”   y  mas bien deberíamos recordar que la cortesía común  prohíbe a una mujer criticar atrevidamente los métodos de otra, a no ser  que alguien esté  pidiendo  sugerencias y aun en ese caso debemos ser  muy cuidadosas y yo agregaría  muy respetuosas, ya que   los métodos usados en una casa  deberían ser la consecuencia de la enseñanza y de las convicciones del marido y al criticar dichos métodos estamos poniendo a la esposa   en conflicto y en posturas  de poco respeto hacia su marido. Esto no significa que no podemos conversar entre mujeres  de los métodos de cada una, pero  sin tomar actitudes defensivas o herir sentimientos. La cortesía, el amor  y la misericordia  deberían establecer un cerco a nuestro  alrededor ya que se precisa de gracia para soportar a aquellas hermanas que tengan ideas  y métodos  muy diferentes.


 Acerca de las ancianas; las jóvenes  necesitan desesperadamente  un ejemplo piadoso  de cómo llevar una casa en medio de una cultura  que ridiculiza  y menosprecia a la madre ama de casa. Las  mujeres mayores  pueden ser un rico recurso  para nosotras en las muchas tareas  que las mujeres somos llamadas a llevar a cabo ya sea que la enseñanza sea  en una situación formal o de manera individual.
 ¿Quiénes son ancianas?   En Timoteo no se especifica  la edad, pero  se sobre entiende  que son mujeres que ya han cumplido  fielmente aquello que  ahora   desean enseñar. La edad trae  sabiduría y  madurez  que sólo puede conseguirse  por la experiencia.
Las jóvenes  pueden entusiasmarse mucho acerca  de sus métodos y luego expresar sus opiniones  en forma demasiado    impositiva y puede caerse en presionar a alguna  mujer   a sentirse  frustrada  por su incapacidad para ser todo lo que  otras mujeres  son  y hacen . Lo que  cada mujer debe hacer es dar gracias a Dios por sus dones y talentos y emplearlos para la gloria de Dios sin compararse con nadie más. Si en algún momento te sientes  de esta manera debes platicarlo con tu esposo  quizá te estás presionando con cosas que a  tu marido ni siquiera   le afectan.

 Dios quiere  que seas tú  misma  en obediencia a Él  y que  te regocijes en los dones  que Él te ha dado, y para aprender  y crecer con los ejemplos  piadosos a tu alrededor.

“Así que ,  cada uno  someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo  de gloriarse sólo respecto de sí  mismo, y no en otro. Gálatas 6.4

Nos vemos el próximo martes, para platicar de los capítulos 5 y 6.
No olvides que esto es una platica, así que no olvides dejar un comentario, nos va a dar mucho gusto escuchar tu voz.









La platica sobre los capítulos 1 y 2, del libro El Fruto de Sus Manos de Nancy Wilson, la puedes encontrar aquí.

Librería Faro de Gracia

Mis comentarios en inglés están aquí
Puedes también leer los comentarios de nuestra amiga Gaby aquí.

11 comments:

MST 19 de octubre de 2010, 07:49  

Este es un capitulo que puede ser muy dificil de aceptar en una era donde la "libertad" de la mujer e desea y la humildad y sujecion es un absurdo.. tristemente, la mujer no a avanzado... en vez de hacer su labor bien y excelente, esta deseando la labor de otros (el pasto se ve mas verde en la vida de los hombres... tengo que tratar eso).. y desgraciadamente, en vez de encontrar satisfaccion, se ven encerradas en este mundo sin salida... en el que nunca es suficiente lo que tienes y siempre corres en busqueda por mas.
Si tan solo pudieran hoy en dia, las mujeres ser enseniadas a hacer su trabajo bien... a no desear lo que otros tienen, sino vivir contentas con lo que tenemos y trabajar de una manera que sea excelente con las cosas que valen mas en la vida (nuestras familias).
En un grupo entre mujeres, es muy facil dejarse llevar por los chistes de otras y por el caer bien... y decimos cualquier barbaridad sin pensar en la reputacion de nuestros esposos... cuando ellos son nuestra prioridad.. el respetarlos aun cuando no estan presentes.
Es un excelente capitulo... aunque para muchas hoy en dia parezca extremista.... necesitamos estas ensenianzas y ser retadas cada dia en nuestro comportamiento con nuestros esposos.
Norma.

Becky 19 de octubre de 2010, 16:47  

Fa y Ali, es verdad, estos dos capítulos son importantísimos. ¿Cómo nos podemos llamar cristianas si no vivimos como creyentes en nuestro hogar y respetando a nuestros maridos?

Que duro es eso del ejemplo de que "se nos asoma el fondo" A veces creemos que porque estamos con amigas cristianas, o entre mujeres, o entre familia no importa que saquemos algunos trapitos al sol. ¡Qué equivocadas!

Recuerdo cuando en un tiempo de mi vida era común ir a desayunar y siempre salía el tema entre amigas "cristianas" y todas hablando de las debilidades del marido y al final se "Santificaba" la platica diciendo "tenemos que orar"!! Si viviéramos una vida de oración de verdad no tendríamos que ventilar nuestros problemas enfrente de nadie, sino del Señor.

Lo de los métodos y principios también es un tema muy duro en el que debo de reconocer que tengo que cambiar mucho. Muchas veces creo que las "formas", los "métodos" que yo usé para educar a mis hijos son los únicos buenos. No debo de juzgar a nadie por los métodos que usan; lo que de verdad importa es el principio Bíblico.

Con nuestros hijos se aplica muy bien...¿qué tal ahora que van creciendo y son adultos jóvenes? queremos que sigan haciendo las cosas a nuestra manera en vez de ver el principio Bíblico que está gobernando sus decisiones.

Tengo todavía mucho que cambiar en mi vida, y eso me alegra porque se que separada de Dios no puedo hacer nada. Él es quién me da la gracia para avanzar.

Las quiero mucho!

Faby 19 de octubre de 2010, 23:31  

Que buena idea la de este foro ya que es una manera de recordarnos lo que ya sabíamos pero hemos ignorado o tal vez minimizado o tal vez ni siquiera lo habiamos visto de esa manera y lo importante que son estos temas para nuestra vida como mujeres creyentes.
LAS QUIERO MUCHO.

Vesna 20 de octubre de 2010, 07:59  

Hola Faby, Becky y Ali:

Primeramente agradezco a Dios por sus vidas y por la labor que realizan al exponer temas tan importantes para el aprendizaje y desarrollo de una mujer conforme a las Escrituras. Personalmente, conozco hace un año en evangelio bíblico y poco a poco he ido aprendiendo muchas cosas que desconocía a pesar de congregarme desde los 14 años en una Iglesia Evangélica de mi ciudad. Dios esta moldeando mi vida y eso me hace feliz, aunque aún me falta mucho por aprender y recorrer en la fe, pero sé que Dios se encargará de ordenar y reconceptualizar cada cosa en mi vida conforme a su palabra. De hecho con su blog ya he aprendido mucho, como el libro que están compartiendo en este momento sobre el rol de la mujer y esposa cristiana, educar en casa a los hijos, las recetas de cocina, entre otros, sin duda todos han sido muy edificantes para mí y concuerdo con cada cosa que plantean porque la palabra de Dios así también me lo enseña.
En cuanto a mí, les cuento que egrese este año de la Universidad, y desde hace dos meses aproximadamnete trabajo en tres colegios que dicen ser "cristianos" por aplicar unos cuantos principios que en la realidad poco se aprecian en la educación y sus funcionarios, exceptuando sólo algunos en los cuales se pueden apreciar frutos de fe. Pero bueno mi travesia por el mundo laboral sé que será sin duda pasajero, ya que el próximo año si Dios quiere me casaré y el hecho de aprender ahora cómo puedo ser una esposa que ame a Dios y a su esposo me llena de regocijo. Por ello, una vez más gracias hermanas por sus consejos sabios, sin duda, seguiré aprendiendo mucho de uds. ya que estoy suscrita a su canal, Dios les bendiga.

“Es necesario que Él crezca pero que yo mengüe” (Juan 3:30)

¡A Dios sea toda la gloria!

pd: ¿Puedo utilizar algunos de sus textos para subirlos en mi blog por favor?

Norma 20 de octubre de 2010, 08:12  

Hola Vesna, bienvenida.. por mi parte, no hay problema que subas cosas a tu blog...
Es un gusto oir como el Senior trabaja en nuestras vidas... siempre me ilusiona y llena de esperanza, ver Su obra en nosotras. Que el Senior nos de Su gracia para ser las mamas y esposas que El desea en nosotras...
bendiciones. Norma

Becky 20 de octubre de 2010, 11:33  

Vesna, bienvenida a este espacio. Claro que puedes usar diferentes textos de aquí en tu blog; solamente te pedimos que nos ligues de regreso; si vas a usar una foto te pediría que me contactes por email aperitelibrum(at) yahoo(dot) com

Muchas gracias por preguntar y de verdad nos da gusto que estes aquí.

¡Bienvenida!

Becky 20 de octubre de 2010, 12:55  

Mi amiga Gaby ya puso su comentario de esta parte en su blog:
http://suinfinitagracia.blogspot.com/2010/10/el-fruto-de-sus-manos-parte-2.html

¡No dejen de visitarla!

Iglesia alerta 21 de octubre de 2010, 11:02  

Gracias hermanas por sus palabras y por permitirme utilizar sus textos, anexare el link de su blog en cada uno.

¡Dios les bendiga!


pd: Quedo a la espera de la tercera parte del libro. Saludos

Anónimo,  21 de octubre de 2010, 21:10  

Hola nuevamente, me dispongo a comentar.¡¡¡¡que imporantisimo y significativo el RESPETO a nuestro esposo, quien ha sido puesto por Dios como cabeza de nuestro hogar y de nosotros tambièn." EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ", esto es muy cierto, si nos respetamos hay PAZ, AMOR, CORDIALIDAD....... en fin, una palabra pequeña, pero tan llena de verdad.
Tristemente he escuchado a una mujer como ella se refiere a su marido, nada bueno acerca de èl. Dios me permita hablar de mi esposo, como se merece, bien en todo momento, honrandolo, admirandolo, alabàndolo, hablando bien de èl,y tambièn de esta forma lo estamos RESPETANDO. Ellos nos aman, nosotros respetemoslos.
Si nos llamamos cristianas, que vivamos como cristianas verdaderas, edificandonos unas a otras, amando a nuestros maridos y respetandolos.
Dios les bendiga. JEANNETTE LOPEZ

Becky 22 de octubre de 2010, 06:58  

Jeannette, ¡Qué bueno que viniste al cafecito!

Estoy de acuerdo con lo que mencionas en tu última línea, "Si nos llamamos cristianas, que vivamos como cristianas verdaderas, edificándonos unas a otras, amando a nuestros maridos y respetándolos." Creo que esto es el centro del asunto...si nos llamamos Cristianas... este libro está claramente dirigido para mujeres creyentes; solamente con la ayuda del Señor podremos vivir a la altura del llamamiento que nos ha dado.

¡Un abrazo a tu bebé!

Norma 22 de octubre de 2010, 07:56  

De acuerdo .. solo quiero agregar y creo que es importante.. que nuestro respeto, no esta ligado a el amor que nuestros maridos nos demuestran.... sean buenos lideres o no, sean amorosos o no, sean cristianos o no.... nuestro respeto debe ser el mismo. "saludar el uniforme", como dice Nancy W. Tenemos que tener cuidado en no ligar una cosa con la otra para justifcar nuestro respeto o nuestra falta dde respeto... y confiar en que Dios nos dio a cada una lo que necesitamos para moldearnos y ser mas como Cristo.. asi que el marido que cada una tenemos es el perfecto plan de dios para nuestras vidas, para poder ejercitar nuestro testimonio y la fe que profesamos. Para unas parecera la batalla mas facil que otras, pero en no desear lo que otra tiene, sino confiar absolutamente en la voluntad de Dios como perfecta, podemos ser agradecidas por las cualidades y los que parecen defectos que tanto nos irritan, para morir a nosotras mismas cada dia. Y asi, poder darle gracias a El por Sus bondades y por ese esposo que El nos dio. Y como regalo de Dios, lo trataremos como provisto por Dios!.. y como El demanda ser tratado.... Norma.

Publicar un comentario

Gracias por detenerte para dejar un comentario; nos encantaría oír lo que tienes que decir.

No olvides dejar tu nombre.

¿Cómo puedes registrarte?

Si no cuentas con cuenta Google; no te preocupes, puedes dejar un comentario escogiendo la opción "Anónimo"; solamente te pedimos que no olvides firmar tu comentario con tu nombre.

Gracias una vez más por tomarte el tiempo para comentar.

Recuerda que puedes suscribirte para recibir las nuevas publicaciones en tu correo.

Fotos Y Líneas

Si quieres usar una foto o texto de este sitio, por favor déjamelo saber a través de un correo o mensaje. Y espera mi permiso por escrito.
Estas son nuestras fotos. Nuestro diario en pixeles y palabras.
Gracias.
Se produjo un error en este gadget.

Norma y Becky

Norma y Becky
Norma y Becky

Blog template by simplyfabulousbloggertemplates.com

Back to TOP