Adopción



Tenemos varios amigos que han adoptado hijitos o que están en el proceso de hacerlo. Esta otra familia voló ayer hacia Etiopía a recoger a su nueva hijita (será la número 6). (La familia en la foto ha adoptado dos de sus hijitos)

He aprendido mucho de ellos, pero sobre todo esta parte de cómo es el amor de Dios como Padre hacia nosotros.


Yo he amado a mis hijos cada instante, pero no es de sorprender. Los tuvé en mi vientre por nueve meses, los alimenté de mi misma, olían a mí, se parecían a mi esposo y a mí...pero estos amigos, han amado más allá.

Han amado  a lo que estaba abandonado, sucio. Le dieron calor a un cuerpecito frío. Le dieron esperanza a una personita que no sabía que había tal. Vistieron de ropas limpias a sus nuevos hijitos cuando vestían trapos viejos y sucios.

Amaron apasionadamente a estos bébes cuando ellos ni siquiera sabían lo que papá y mamá significaban.

¡Mirad cuán amor nos ha dado el Padre al hacernos hijos de Dios!

I Juan 3:1-3 dice,

"Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro".

Efesios 1: 3-6 dice,

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado..."


Entender el amor del Padre, el amor que adopta a lo perdido y lo hace suyo y lo hace heredero de grandes promesas, es sin duda un enorme  privilegio.


Comentarios

  1. ¡Que hermosa familia ! y sobre todo que corazones tan llenos de amor de Dios porque hacer lo que ellos hacen es un milagro de amor hacia alguien que no es de su carne. es un milagro de Dios.Al leer ésto sólo veo lo mucho que me falta por aprender.
    Son un ejemplo para mi vida.
    Besos
    Faby

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por detenerte para dejar un comentario; nos encantaría oír lo que tienes que decir.

No olvides dejar tu nombre.

¿Cómo puedes registrarte?

Si no cuentas con cuenta Google; no te preocupes, puedes dejar un comentario escogiendo la opción "Anónimo"; solamente te pedimos que no olvides firmar tu comentario con tu nombre.

Gracias una vez más por tomarte el tiempo para comentar.

Entradas más populares de este blog

Santiago 1: 12 La Recompensa de la Perseverancia

Proverbios 16:1-3

Santiago 1: 1-11- Mis Reflexiones -