Vacaciones

Caminando con Dios
por Norma






Vacaciones vienen  y van pero las devociones parecen tomar vacaciones también. La rutina de leer su Palabra, por ejemplo, que me ha costado tanto esfuerzo encontrar el  tiempo para hacerla,  parece que con las vacaciones que son tan ricas y que tanto son disfrutadas por todos, a veces se vuelven en una interrupción no deseada para mi vida espiritual.




Muy fácil dejo de hacer lo que en tanto he trabajado.. el habito de cada mañana tener un tiempo a solas con Dios.¿ Por qué es tan fácil poner eso en el segundo lugar?

¿Será porque mi vida la valoro de mas? ¿Mis comodidades y mis placeres? ¿Por qué mi deseo no es cine por ciento  para Él y solo para Él, sino que  lo pongo facilmente en segundo lugar?

Cómo quiero que el Señor me de un deseo por Él, de tal modo que ni las distracciones más deseadas, ni las vacaciones, ni el cambio de rutina me distraigan de lo  más importante que me hace vivir, que me sostiene cada día y que sin Él, no disfrutaría nada de lo que me causa placer. Que mi deseo por Él sea siempre número uno y lo demás sea considerado perdida.




Hmmm. Que tan fácil caigo y cuantas veces mi Dios me levanta.

¡Cuán grande es Tu misericordia, Oh Dios!

Norma

Comentarios

  1. Cuán cierto es lo que dices! es tan fácil dejar de hacer lo "más importante" en estos tiempos de afanes y cambios de rutina.
    Dios nos dé un corazón que lo anhele mas que todo en esta tierra y que amemos deleitarnos en su palabra y en nuestros momentos a solas con Él.
    Gracias por escribir esto.

    Besos
    Faby

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que si, es exactamente lo que me pasa. Parece que cuando una tiene más tiempo para pasasr con la palabra de Dios es cuando menos lo ocupa para eso. Y cuando menos tiempo tenemos parece que necesitaríamos horas para hacer el devocional y meditar.
    Una y otra vez somos llamadas a ser mas "Marías que Martas" decidiendo así escoger la mejor parte, como hizo María; pero me olvido! Gracias por esta reflexión de La Palabra y recordatorio!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por detenerte para dejar un comentario; nos encantaría oír lo que tienes que decir.

No olvides dejar tu nombre.

¿Cómo puedes registrarte?

Si no cuentas con cuenta Google; no te preocupes, puedes dejar un comentario escogiendo la opción "Anónimo"; solamente te pedimos que no olvides firmar tu comentario con tu nombre.

Gracias una vez más por tomarte el tiempo para comentar.

Entradas más populares de este blog

Santiago 1: 12 La Recompensa de la Perseverancia

Proverbios 16:1-3

Santiago 1: 1-11- Mis Reflexiones -